cintillo (superior)

10 de octubre de 2016

Las mujeres hondureñas representan el 51% de la población total; se considera que su participación económica ha venido en aumento, convirtiéndose en una importante fuerza de trabajo que ha incursionado en diversos niveles y rubros del sistema económico, pero también, se han acentuado las desigualdades de género en cuanto a la remuneración y las condiciones de trabajo.

A nivel nacional, el porcentaje de mujeres de más de 15 años sin ingresos propios es del 62,96 por ciento en 2014 y la participación laboral de las mujeres de 15 años o más es del 45,8 por ciento, frente al 83,0 por ciento de los hombres en el mismo rango de edad en 2014. Solamente el 10% de las mujeres están afiliadas al Instituto Hondureño del Seguro Social.

20161010 ciudadmujeryautonomia 01La población femenina en edad de trabajar representa el 53.1 % de la Población económicamente activa.

En Honduras el 34.55 % de los hogares tienen como jefe de hogar a una mujer.

El ingreso promedio es de 5,118 Lempiras para las mujeres y de 5,375 Lempiras para los hombres.

En el ámbito educativo formal, las mujeres presentan mejores niveles de cobertura escolar un 57% mientras que los hombres un 55.3%, sin embargo son los hombres los que obtienen empleos con mejor remuneración. La relación entre el ingreso laboral de las mujeres y el de los hombres disminuyó, en perjuicio de las primeras, a medida que aumentaban los años de estudio, siendo un 15.0%, 15.2% y 17,5% menor entre la población con 6-9, 10-12 y 13 y más años de estudio, respectivamente. Esto sugiere que la inversión que las mujeres hacen en su educación tiene un menor retorno que para los hombres.

20161010 ciudadmujeryautonomia 02Estas desventajas mencionadas anteriormente en el ámbito económico, se convierten en limitantes para el desarrollo de las mujeres y del país en general, por lo que se hace necesaria la intervención del estado, con medidas y acciones que se enfoquen a solventar esta problemática, impulsando procesos de empoderamiento de las mujeres, de tal forma que estas tengan oportunidades que las conduzcan al logro de su autonomía económica.

En este contexto, el modelo Ciudad Mujer (CM) es una alternativa para apoyar el empoderamiento de las mujeres, pues la provisión de servicios que ofrece en forma integrada, les brindan la oportunidad de mejorar sus condiciones de vida, la de sus familias y contribuir al desarrollo económico y social del país.

20161010 ciudadmujeryautonomia 03De ahí que con la creación de ciudad mujer busca Fortalecer y promover la autonomía económica de las mujeres a través de su participación en el mercado laboral e iniciativas productivas mediante acciones integrales.

cintillo